El “Programa Estratégico Mesoregional Salmon Sustentable” participa de seminario de Enfermedades emergentes en peces

El “Programa Estratégico Mesoregional Salmon Sustentable” participa de seminario de Enfermedades emergentes en peces

 

El seminario titulado “Enfermedades Emergentes y de Alto Impacto Productivo” –se llevo a cabo por VehiCE el pasado  24 de abril en el Hotel Cabañas del Lago de la ciudad de Puerto Varas, región de Los Lagos–, el Dr. P. Eckhard Witten, considerado uno de los investigadores de referencia a nivel mundial en todo lo relacionado con alteraciones musculoesqueléticas en peces, realizo una exposición en el evento  en este tipo de patologías.

Consultado por la situación que existe en la industria salmonicultora respecto a las deformaciones en la columna vertebral, el Dr. Witten explicó que actualmente el número de casos no es “dramáticamente alto”. En general, argumentó, hay progreso a medida que se entienden y controlan mejor los factores de riesgo, como la temperatura o el estrés.

“La salud del esqueleto también se beneficia de las dietas modernas en las que el fosfato inorgánico en lugar de la harina de pescado proporciona una fuente confiable de fósforo para la mineralización ósea. En esta línea, se ha progresado en el diagnóstico de tipos de deformidades y, a su vez, en el reconocimiento de los cuerpos vertebrales que están específicamente afectados. Es decir, los días en que agrupamos todos los tipos de malformaciones en cualquier parte de la columna vertebral deberían haber terminado”, sostiene el experto que es parte del Grupo de Investigación en Biología del Desarrollo Evolutivo del Departamento de Biología de la Universidad de Gent.

Añade que muchas deformidades se encuentran tanto en el salmón coho o del Pacífico (Oncorhynchus kisutch) como en el salmón Atlántico (Salmo salar), pero también hay diferencias. “El salmón del Pacífico puede desarrollar múltiples malformaciones de la columna vertebral al final de la vida, posiblemente relacionadas con el ciclo de vida de los animales. Mientras que en el salmón Atlántico, la compresión y fusión del cuerpo vertebral siguen siendo las malformaciones más comunes”, precisa el Dr. Witten, añadiendo que si causan el desarrollo de fibrocartílago que se infiltra en la musculatura, la calidad del producto se ve afectada.

Más adelante, subraya que desde que el pez cebra se convirtió en un modelo popular para la investigación biomédica en enfermedades de los huesos humanos, también se aprende de la forma de esta especie. “Continuamos abordando las condiciones de cultivo, beneficiándonos también del modelo del pez cebra. Las branquias son órganos para el intercambio de calcio, por lo que las necesidades de salud de las branquias quizás requieran atención adicional a medida que avanzamos para optimizar los niveles de fósforo en la dieta”, puntualiza.

Causas

Sobre las principales causantes de las deformaciones, el Dr. Witten comenta que la respuesta más común que se obtiene a esa pregunta es: “las deformidades son multifactoriales”.

“No me gusta esa respuesta. Porque cualquier tipo de deformidad tiene una razón o una combinación de razones. Como científicos, queremos saber con precisión la causa de cada tipo particular de deformidad. Quizás deberíamos separar los factores de riesgo de las causas. Los factores de riesgo bien establecidos son, por ejemplo, temperaturas elevadas y triploidía. Ambos están ligados al rápido crecimiento. Actualmente, la deficiencia de fósforo en la dieta recibe mucha atención. Cada posible malformación esquelética se ha relacionado con la deficiencia de fósforo”.

En otras palabras, añade, es como si asignáramos todas las enfermedades esqueléticas en humanos a un solo factor. “Y por supuesto que el fósforo es crucial para la mineralización del hueso de salmón y la salud del esqueleto. Hemos aprendido que no tanto la cantidad, sino el tipo de fósforo en la dieta parece ser importante. El fósforo dietético de fuentes inorgánicas produce excelentes resultados. Esto es afortunado para el crecimiento sostenible de la industria de la acuicultura, que eventualmente se basará completamente en dietas libres de harina de pescado y fósforo inorgánico”.

Ahora bien, enfatiza el Dr. Witten, la lista de causas de las malformaciones de la columna vertebral es larga, pero no todas las malformaciones óseas comienzan en el hueso. Por ejemplo, la compresión del cuerpo vertebral común empieza con alteraciones del tejido blando que conecta los cuerpos vertebrales. No muy diferente de los humanos, donde la hernia del disco intervertebral causa la mayor parte del problema.

“Los peces tienen una musculatura axial más fuerte que los mamíferos. Entonces, uno debe asumir que puede dañar sus propios ‘discos intervertebrales’ con movimientos incontrolados incorrectos. En contraste, las fracturas óseas son infrecuentes. Por lo que debemos continuar abordando las causas una por una con experimentos controlados que, de manera muy estricta, solo tienen una única variable experimental”, cierra el científico, cuyo sitio electrónico es http://eckhardwitten.com/  

Fuente: Revista AQUA