Con alta participación de profesionales de la salmonicultura se realizó VI Workshop de Fotoperiodo

Con alta participación de profesionales de la salmonicultura se realizó VI Workshop de Fotoperiodo

Con la asistencia de 140 profesionales de la industria acuícola, este miércoles se desarrolló la sexta versión del Wokshop Internacional de Fotoperíodo, organizado por Bioled. La actividad se efectuó este miércoles 27 de noviembre en el hotel Cumbres de Puerto Varas con la capacidad

La parte técnica de la actividad comenzó con la exposición de Bjord Thrandur Bjornsson, director de endocrinología de peces de la Universidad de Gotemburgo, quien en su primera intervención explicó el rol de la luz en la fisiología de los peces y otros vertebrados. El destacado especialista dio a conocer a los asistentes cómo los niveles de melatonina varían según la influencia de la luz. Esto influye en el crecimiento y maduración del pez, mostrando ejemplos con la trucha arcoíris. “La luz es el estímulo que da información al animal acerca del ciclo circadiano para sus actividades cotidianas”, precisó, dando a conocer principios básicos de la fotorrecepción, señalando que se trata de un proceso increíble. Además, mostró la diferencia en los colores de las luces, indicando que la glándula pineal responde de forma diferenciada a los colores de la luz. Thrandur también expuso lo que pasa después que la glándula pineal produce melatonina, recalcando que la melatonina regula la producción de una seria de hormonas reguladoras del organismo.

 

“Varios de los cambios hormonales de los peces varían según la temporada del año, dada la variabilidad de luz en el ambiente”, añadió el Dr. Thrandur Bjornsson, explicando las hormonas que más influyen en las distintas etapas de crecimiento de los peces (esmoltificación, crecimiento, maduración).

Por otra parte, el experto europeo acotó que “la producción de melatonina es inhibida por la luz artificial, dependiendo de su intensidad y color. El cerebro procesa la información de la luz e indica a la glándula pituitaria si se debe o no producir varias hormonas”. Enseguida, explicó la relación entre fotoperíodo, temperatura y regulación hormonal de la esmoltificación, mostrando un estudio que buscó observar el comportamiento de los peces con o sin fotoperíodo.

Luz e irradiancia

El segundo turno de los expositores de la mañana fue el de Vanessa Mella, jefa de seguimiento biológico de Bioled, quien mostró cómo el uso de tecnología LED ha hecho replantear la forma de medir la luz. Explicó conceptos como potencia radiante, que es la energía radiante emitida, reflejada, trasmitida o recibida; potencia luminosa, que es la medida objetiva de la luz útil emitida por una fuente de luz.

Mella también indicó que la unidad utilizada en potencia luminosa es lumen, que es la potencia emitida en forma de radiación luminosa a la que el ojo humano es sensible. “A la hora de unir ambos conceptos, aparece el concepto de eficacia luminosa, que es la relación entre el flujo luminoso dividido por el consumo de ésta (lumen por watt emitido). La eficacia luminosa indica que la mejor lámpara es aquella que consume menos y alumbra más”, agregó la profesional de Bioled.

 

Según su experiencia, otros factores que se deben tener en cuenta a la hora de instalar sistemas de fotoperíodo son las características de la luz en el agua. Aquí se debe considerar la calidad (longitudes de onda que son absorbidas), cantidad (diferentes intensidades) y periodicidad (ciclos).

Mella explicó la forma en que Bioled planifica estrategias de luz aplicada. Aquí se toma en cuenta la irradiancia mínima que el salmo salar percibe como luz (0,016 watts por metro cuadrado). “Tenemos un equipo de profesionales que está midiendo la irradiancia en lo centros de cultivo y sabemos que con niveles de entre 0,02 a 0,04 watts por metro cuadrado se logra inhibir a maduración en los peces. Por ejemplo, una lámpara de luz azul puede emitir la misma potencia radiante en watts que una lámpara de luz verde, pero esta última se percibirá más brillante por el sistema visual humano, ya que éste es más sensible a la luz verde que a la luz azul, lo cual no indica la efectividad de esa potencia en los peces. Por lo tanto, siempre se debe tener en cuenta la diferencia fundamental entre los términos radiométricos y los términos fotométricos”, puntualizó.

El especialista planteó la pregunta de si puede el incremento en el crecimiento estar relacionado con un incremento en la actividad natatoria de los peces, a lo que respondió que está generalmente asumido que una mayor movilidad en los peces mejora las tasas de crecimiento y la conversión del alimento.

“El dilema del crecimiento y la maduración es si luces adicionales incrementan el crecimiento y, posteriormente, si se puede esperar una maduración temprana. Afortunadamente, lo opuesto es lo verdadero”, aseveró.

 

Como conclusiones y mensajes finales, el profesor Thrandur precisó que el efecto más fuerte de señal de día largo se logra en invierno, cuando la diferencia la diferencia entre la luz artificial y natural es más pequeña.

La última exposición del día estuvo a cargo de Ximena Navarro, gerente de I+D de Bioled, quien remarcó que hoy el problema de madurez aún persiste en peces de cultivo. “Hemos observado varios tipos de madurez temprana, como Grilse (peces maduros antes de cosecha) y JAC (smolts con no más de tres meses en el mar) en agua de mar. Buscamos cuantificar los parámetros de éxito del proceso”, sostuvo Navarro.